jueves, 17 de agosto de 2017

DIALOGO DE UNA ESPERA......17/08/017.......


-Que has encontrado la moneda o sigues dale que dale husmeando por el suelo.
-Me quieres dejar en paz o vas a seguir dándome la tabarra con lo mismo. Pues e de decirte que si sigues así de pesadito te vas a quedar con las ganas de que te cuente la historia.
-Eso si que no, de eso nada, un compromiso es un compromiso.
-Con que un compromiso es un compromiso.
-Si eso he dicho y por lo tanto hay que cumplirlo.
-Bueno pues ya sabes, si quieres que cumpla mi compromiso deberás dejarme buscar la moneda.
-Vale, sigue buscando la dichosa moneda que yo voy a echar una cabezadita.
-¿Otra cabezadita?
-Sí, pasa algo ¿o que?
-No, pero es que estas echando más cabezaditas ahora que en toda tu vida.
-Bueno, tu busca tu moneda y a mi déjame tranquilo.
-Tiri ,ri, ri...................tiri, ri, ri..............la, la, la............la, la la.
-¡Eureka!, la encontré.
-¿Ahora a que vienen esos gritos?
-¿Como que ha que vienen esos gritos?
-Si, eso te pregunto, ya que has despertado a mi ser de su descanso.
-No me digas que estabas durmiendo. Por una vez me has hecho caso.
-Sí, por una vez te había hecho caso y me había quedado transpuesto sintiendo a mi cuerpo descansar.
-¡Jo!, pues ya lo siento que mi grito de alegría te haya despertado.
-Tampoco hay que darle más importancia que la que tiene.
-Oye, te veo muy complaciente o me lo parece a mi.
-No, es que lo estoy y punto.
-Tampoco es para que te pongas como un energúmeno.
-Energúmeno serás tu.
-Si es que es verdad te digo como te veo y te subes a la parra con unos humitos y encima me dices a mi que soy un energúmeno.
-Perdona hombre que no quería molestarte, ni siquiera era mi intención insultarte.
-Te disculpo, pero mira si recapacitas cuando te de mi impresión sobre tu estado de animo.
-Si que tienes razón, que me he precipitado y tu lo único que me has dicho a sido como me veías, la próxima vez antes de disparar pensare lo que me dices.
-Muy bien, así me gusta que vayas aprendiendo aunque sea algo tarde ya.
-¿Como que es tarde ya?
-Eso he dicho, pues me habré confundido ya que no era mi intención decir eso.
-Entonces que querías decir, que no me has dicho.
-Nada, déjalo así como esta y punto.
-Bueno lo dejo si me dices el porque de las monedas.
-ya te dije hace un buen rato que hay que esperar a la media noche.
-No se que perra te ha entrado con la media noche.
-Simple y llanamente te digo que hay que esperar a la media noche para que se cumpla lo que se tiene que cumplir.
-¡Jo!, me tienes desbocado con tanto misterio.
-Ya sabes la vida es todo un misterio, sino no sería vida.
-Ya empiezas con tus elucubraciones filosóficas.
-No, simplemente te he dado mi punto de vista de lo que para mi es el misterio que dices que encierro.
-Sí, encima tendré yo la culpa como siempre, ya lo veo venir.
-¿Por donde?
-¿Como que por donde?
-No has dicho que la ves venir.
-Pero a quien tengo que ver venir, ya que cada vez que digo algo me descolocas.
-No se, tu sabrás quien tiene que venir. Si es que acaso esperamos a alguien.
-En realidad esperamos a que de la media noche y comience a contarte la historia que estas esperando tan impacientemente, pero encima creo que cuando la oigas no te va a gustar nada de nada.
-¿Y eso porque?
-Porque te conozco y tienes apego a mi aunque lo disimules tan bien.
-Como no te expliques mejor no entiendo nada de nada de lo que me estas hablando.
-Ya se que hay que darte todo bien mascado. Por cierto; ¿Qué hora es?
-Creo que en este momento debe de estar acercándose el badajo a la primera campana de la torre para decirnos que entramos en la media noche.
-Entonces quiere decir que el momento esta llegando y mi duda me esta remordiendo la conciencia.
-¿Que duda ni que ocho cuartos?
-Pues eso la duda que llevo todo el día sobre mi como Sísifo llevo el castigo de su piedra a cuestas.
-Esa duda que te remuerde la conciencia será por algo.
-Sí, por supuesto que es por algo y por lo que es, es por lo que tengo un miedo infatigable ahora que llega el momento.
-Amigo, no te preocupes que todo tiene arreglo en esta vida menos la muerte eso si es difícil de buscarle una solución.
-Tu lo dices, la muerte no tiene solución y yo me canso de amortajar días y velar noches.
-No digas tonterías hombre, y escucha que se empiezan a oír los gong........gong.....gong de la media noche.

                                              El próximo jueves más.